Sacramentos

 

 

Bautizo

El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión.

(Tomado del catecismo de la iglesia católica)

Requisitos para el sacramento del bautismo en menores de siete años:

  1. Registro civil del niño (copia legible)
  2. Partida eclesiástica de matrimonio de los padres o de bautismo de cada uno, no mayor a 3 meses
  3. Fotocopia de la cédula de los padres y padrinos.
  4. Curso prebautismal para padres y padrinos que se efectúa el mismo día del bautizo, o en la fecha que se les indique al momento de hacer la inscripción.
  5. El bautizado debe ir vestido de color blanco

Los bautismos se realizan el primer y tercer  sábado  de cada mes.  La inscripción se debe hacer en el despacho parroquial una semana antes a la fecha elegida; en el horario de atención al público que es de 10:00 a.m.  a 1:00 p.m. ó de 3:00 p.m. a 5:00 p.m. de lunes a viernes. 

Nota: Para los niños mayores de 6 años, los padres deben acercarse primero a la iglesia a dialogar con el párroco.

 

. Matrimonio

Entre bautizados, el matrimonio ha sido elevado por Cristo Señor a la dignidad de sacramento. El sacramento del matrimonio significa la unión de Cristo con la Iglesia. Da a los esposos la gracia de amarse con el amor con que Cristo amó a su Iglesia; la gracia del sacramento perfecciona así el amor humano de los esposos, reafirma su unidad indisoluble y los santifica en el camino de la vida eterna.

(Tomado del catecismo de la iglesia católica)

 

 Requisitos para recibir el sacramento del matrimonio:               

  1. Partida de bautismo de cada uno de los contrayentes, reciente (no mayor de un mes), autenticadas y ORIGINALES.

 

  1. Registro  Civil de nacimiento de cada uno, reciente y original                               

 

  1. Partida de  confirmación de cada uno, reciente y original

 

  1. Fotocopia de la cédula de ciudadanía de cada uno.

 

  1. Una foto tamaño cédula  de cada uno de los novios.

 

  1.  Constancia del curso prematrimonial.

 

  1. Si alguno de los documentos tiene errores en los nombres de los novios, o de los padres de los novios, o de las fechas de nacimiento,  deben hacer primero la corrección.

 

  1. Solicitar cita previa con el párroco para establecer lo pertinente a las informaciones y el curso prematrimonial.

 

  1. Para las informaciones matrimoniales, los novios deben traer un testigo por cada uno, preferiblemente  familiares con cédula de ciudadanía.

 

  1.  Una o dos parejas de padrinos (casados por la iglesia)

 

  1. El día anterior de la celebración,  los novios y los padrinos deben acudir a la parroquia para  la preparación de la ceremonia, a la hora que el párroco les indique.

 

  1. El valor correspondiente al servicio debe ser cancelado en el despacho parroquial.

 

 

Notas aclaratorias:

                      

. Si alguno de los contrayentes no ha sido confirmado, debe primero realizar el curso y la confirmación, y traer la partida de confirmación.

 

. Si los contrayentes ya conviven y tienen hijos, deben traer el registro y partida de bautizo si son bautizados.

 

. Los trámites para la realización  del matrimonio se deben hacer en la parroquia donde vive el novio o la novia, y apartar el cupo con dos meses de antelación.

 

. La licencia para contraer matrimonio en otra parroquia, se entrega tres semanas después de realizadas las informaciones y deben traer el dato preciso de la parroquia en donde se va a realizar el matrimonio.

 

. Confirmación

A los bautizados el sacramento de la confirmación les otorga la efusión especial del Espíritu Santo, como fue concedida en otro tiempo a los Apóstoles el día de Pentecostés.  Por este hecho, la Confirmación confiere crecimiento y profundidad a la gracia bautismal:  Nos une más firmemente a Cristo, aumenta en nosotros los dones del Espíritu Santo, hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia y nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo.

(Tomado del catecismo católico)

 

. Primera comunión

Jesús dijo: "Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre [...] El que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene vida eterna [...] permanece en mí y yo en él" (Jn 6, 51.54.56).

Es Cristo mismo, sumo sacerdote y eterno de la nueva Alianza, quien, por el ministerio de los sacerdotes, ofrece el sacrificio eucarístico. Y es también el mismo Cristo, realmente presente bajo las especies del pan y del vino, la ofrenda del sacrificio eucarístico.

 

 

 

 

 

 

 

Desarrollo por San Pablo Multimedia